domingo, 2 de marzo de 2014

El albariño La Caña, en la gala del Instituto Reina Sofía de Nueva York

El grupo malagueño Jorge Ordóñez tiene siete bodegas que producen una treintena de vinos


El albariño La Caña acaba de ser elegido y servido por el Instituto Reina Sofía de Nueva York en la Gala de entrega de sus Medallas Anuales, que se concedieron a Hillary Clinton y a Antonio Banderas.
La Cana es una bodega de Vilagarcía que pertenece al grupo malagueño Jorge Ordóñez, que tiene otras seis bodegas que producen una treintena de vinos (entre ellos La Caña) en 13 denominaciones de origen, siempre a partir de variedades autóctonas y viñedos viejos.
Victoria y Jorge Ordóñez en los viñedos de La Cana.
El grupo acaba de inaugurar sus nuevas instalaciones de La Cana que produce el 100 por cien albariño La Caña. La nueva bodega, con una inversión de 225.000 euros, está en Vilagarcía de Arousa,  junto al monte Lobeira.

La capacidad de producción de las nuevas instalaciones en depósitos de acero inoxidable es de 273.000 litros y también cuenta con 63 barricas de entre 500 y 600 litros de capacidad. Bodegas La Cana elaboró en 2013 un total de 179.000 litros.

Bodegas La Cana exporta actualmente el 93% de su producción a doce países, principalmente a Estados Unidos, seguido de Alemania, Reino Unido, Australia, México, Francia, Japón y Rusia, entre otros.
Victoria Ordóñez, directora general de bodegas Grupo Jorge Ordóñez en España, asegura en una nota de prensa de la compañía que “Jorge Ordóñez es el primer importador de vinos de calidad españoles en Estados Unidos, todo un enamorado de los albariños y comenzó a introducirlos en ese mercado hace más de 20 años. La pasión por el albariño y la excelente acogida de estos vinos en Estados Unidos, le llevaron a producir sus primeros albariños en 2002. En 2008 crea su propia bodega, La Cana, con nuestro vino La Caña y en 2013 decidimos realizar este enorme esfuerzo con las nuevas instalaciones”, explica la hermana de Jorge.
La bodega explica que La Caña se diferencia de otros albariños por su compleja elaboración. Se embotella más tarde, en marzo, a diferencia de otros vinos que lo hacen en noviembre, porque se somete a un proceso de crianza sobre lías finas, con fermentación parcial en barrica de roble francés.
Las uvas de La Caña proceden de un viñedo de 25 hectáreas en Sisan Ribadumia. Son pequeñas parcelas que permiten tener un control de calidad exhaustiva. Todas las viñas se plantaron antes de 1990 en sistema de pérgola tradicional de la zona. Estas viñas son menos productivas que las plantadas posteriormente a 1990, pero de mayor calidad. Su rendimiento es de 6 toneladas por hectárea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario